Si pierdes tu poder, si no reconoces tu verdadero valor, ¿Cómo te vas a amar?

Todo eso ocurre cuando hay ausencia de amor hacia uno mismo. Y el primer mandamiento de la ley de Dios así lo exige: “Ama a tu prójimo, COMO A TI MISMO”. Toda la vida con esa frase y se nos olvida lo más importante, la segunda parte COMO A TI MISMO.

No te amas cuando no te pones en primer lugar, cuando no sientes tus emociones, cuando no te permites reír, disfrutar de la vida, un momento para ti… cuando no te permites en definitiva SER FELIZ.

Yo puedo guiarte y acompañarte porque yo descubrí que “LA MAGIA OCURE CUANDO TE DEDICAS TIEMPO”.

Cuando entendí que solo perdonándome, agradeciendo la maravilla de la vida, de los momentos duros que me ayudaron a crecer, sólo ahí comprendí que para amar a los demás debía en primer lugar amarme a mí misma. Por eso me acepté, me comprendí y comencé a mimarme.

Descubrí que todo dependía de lo que yo me amaba. Así cuanto más me amo, más me aman, cuanto más me respeto más me respetan, cuanto más me valoro, más me valoran.

Y esto lo lograrás con mi programa E.V.A.

Te ayudaré a descubrir el maravilloso diamante que eres y te lucirás como te mereces.